lunes, agosto 10, 2015

EL AMOR NO SE MENDIGA



El vídeo que comparto a continuación es tan expresivo que no necesita explicación ninguna. De una forma clara y sencilla esta mujer nos habla de dignidad, de amor, de autenticidad... Ella se dirige a las mujeres, pero es perfectamente aplicable a los hombres. Os dejo con el vídeo, y después comentamos un poco.



¿Qué más decir? Pues eso... ¡¡quiérete, coño, quiérete!! Lo dice muy clarito: si alguien quiere estar contigo, va a buscar la forma de estar contigo. Moverá Roma con Santiago, pondrá el mundo patas arriba si es preciso, hará lo que tenga que hacer, y sacará tiempo, tiempo de calidad, para estar contigo. Te hará saber, no sólo de palabra sino sobre todo con hechos, que tú eres la persona más importante en su vida, que su mundo gira en torno a ti, que eres el centro de su universo. Y si esto no es así... plantéate esa relación. Si nunca tiene tiempo para estar contigo, si siempre tiene mucho trabajo, si tiene siempre una razón para no verte, si te da las migajas de su tiempo... quiérete y búscate otro, búscate otra. Todo eso, el trabajo, los amigos, los compromisos, la familia, el perro, los viajes de negocios, lo que sea que te cuente como excusa para no verte son eso, excusas y nada más que excusas. No pierdas el tiempo con quien no quiere ganarlo contigo, no supliques que te dedique su atención, no gastes ni un sólo minuto de tu vida con alguien que demuestra no merecerte. Si alguien te quiere de verdad ha de demostrarlo, y ten por seguro que si ese amor es verdadero lo hará. Y si no lo hace... quiérete y mándale a paseo. No pierdas tu tiempo, que el amor no se mendiga.

Pero este vídeo tiene doble dirección. Si de verdad quieres a alguien... compórtate como un valiente, arriesga tu vida por esa persona, conviértela en tu centro, en tu mayor pasión, en lo que da sentido a tu vida. Vuelve loca, loca de amor a esa persona, no te guardes nada, dáselo todo, haz que sienta que no hay otra, otro, en el mundo más que ella, que él. No te guardes ni un sólo beso, ni una sóla caricia, ni un sólo te quiero. No racanees tus atenciones, tus detalles, tus gestos de cariño. Sorpréndela, sorpréndele, vela por sus sueños, conquístala, conquístale cada día, uno sí y otro también. Y cuando no tengas ganas, cuando estés cansado, cuando la vida te pese... redobla tus esfuerzos, que es en esos momentos cuando más hay que demostrar el amor. Es en los momentos de aridez y de desgana cuando hay que echar el resto para volverse a enamorar, para volver a enamorar a la persona querida. ¡Quiérela, coño, quiérela! No pongas excusas, no te inventes cuentos, no te engañes contándotelos a ti mismo. Quiérela, y punto. Y demuéstraselo. Y si no estás dispuesto, déjala marchar, déjala libre, que no mereces su amor.

3 comentarios:

Alberto Figueroa Lillo dijo...

Realmente expresivo y muy claro tu mensaje, mil gracias Alejandro. Para que el amor fluya muy importante tener una buena autoestima. Si somos felices sólos, podemos acompañar a otros con nuestro amor, todo es sencillo, no necesitamos hacer proezas, simplemente ofrecer nuestro amor auténtico. No intentemos ser ni parecer lo que no somos, no hace falta. No exageremos nuestro amor para agradar, no estemos con alguien por cubrir huecos, no demos un amor que no nos gusta, que no nos sale de dentro, si somos felices sólos el amor saldrá sólo. Seremos generosos sin que nos lo pidan. Eso si, demos amor y recibamos amor, las dos cosas. Muchas veces nos empeñamos en dar amor y no dejamos al otro que lo dé, podemos llegar a abrumar con nuestro amor si no observamos al otro. Y por último observemos qué es para nosotros amar y qué es para el otro amar, quizá no amemos exactamente igual, y ahí es cuándo podemos decidir si el amor que recibimos nos hace felices o queremos otro tipo de amor, si queremos otro amor podemos pedirlo no suplicarlo ojo, al otro, quizá esté dispuesto a dárnoslo o quizá no, en ese ultimo caso cómo bien dices Alejandro no hay que mendigar ese amor. Hay que quererse bien y buscar en otro sitio, sin rencor.

Fernando dijo...

De acuerdo en todo menos en una cosa. Si no te quiere así déjalo... Vale. Pero... ¿Buscáte otro/a? ¿Por qué? Disfruta de ti. Sé el centro de tu universo... Sé Féliz contigo, y cuando aparezca esa persona mágica, especial, con quien quieres compartir tu vida, compartirte, compartirla, entonces adelante. Pero lo importante es que no necesites a alguien para ser feliz... hasta que aparece es persona que te hace aún más feliz que estando sólo.

Alejandro Rubio dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Fernando. Estoy de acuerdo contigo. Supongo que cuando escribo "búscate otro/a" es porque estoy pensando en mi ideal de vida, que es estar en pareja. Pero estoy de acuerdo contigo en que uno debe saber ser feliz solo, sin nadie a su lado. Siempre me ha chirriado eso de las "medias naranjas". No creo en ellas. Creo en naranjas enteras, que son felices solas y que se unen a otras naranjas enteras que también son felices solas. Y si uno no es capaz de ser feliz solo... mucho menos será capaz de serlo en pareja...
Gracias, y un abrazo.